Precognición: viendo el futuro

La precognición es un fenómeno del que todos hemos oído hablar. También llamada premonición consiste en adelantarse temporalmente a los fenómenos que van a ocurrir.

La mayoría de nosotros ha tenido experiencias de este tipo alguna vez en su vida ya sea a través de una imagen aparecida repentinamente en nuestra mente, una sensación o simplemente a través de un sueño.
Estos sucesos ocurren con cierta frecuencia en la vida de cualquier persona, incrementándose cuanto mayor consciencia posee, como ya hemos comentado en muchos otros artículos.

Nuestra capacidad de recibir información externa a nosotros, está directamente relacionada con la ausencia de estructuras ilusorias. Eso quiere decir que tengamos la apertura energética necesaria a través de los diversos canales de nuestro cuerpo, para que a través de ellos pueda fluir la información objetiva.
En realidad, cuando somos capaces de conectarnos con nuestra verdad interior, este fenómeno viene acompañado de muchos otros similares, ya que en realidad todos son en realidad uno solo, que es la conexión con la Verdad, que nuestro sistema multidimensional interpreta de diferentes formas y en diferentes manifestaciones, a las que damos muchos nombres como sucede en este caso que estamos describiendo.

Por lo expuesto en las líneas previas, tenemos que puntualizar que en realidad cuando se da el fenómeno de la visión de acontecimientos de otras dimensiones espacio temporales, no siempre estamos viendo el futuro de esta dimensión si no de posibles dimensiones paralelas.
Por ello, cuando muchas personas tienen lo que denominan una precognición y aparentemente no se sucede a posteriori, no es que se hayan equivocado a la hora de ver aquello,  sino que han tenido acceso a realidades paralelas.
Chica viendo el futuro

Una forma muy sencilla de practicar la precognición es mediante el uso de la meditación aplicada a alguna dirección, lo cual significa poner la mente en lo que queremos saber, para después dejar que se alejen de ella todos y cada uno de los pensamientos que van apareciendo, para que por sí sola pueda aflorar la información que queremos que nos llegue.

A través del sueño podemos también  tener acceso más fácil mente a esta característica intrínseca de todos los seres humanos.
Aunque como ya hemos comentado en el artículo de los sueños, también a la hora de dormir existe una proyección de todos los pensamientos y estructuras que hay en nuestra mente, pero no obstante es más sencillo que exista una comunicación con nuestros en a través del sueño.

Es importante ir haciéndonos conscientes de la naturaleza de todas las experiencias aparentemente inexplicables que a veces vivimos, e intentar entenderlas como una llave que nos abre la puerta a nuestro interior a esa conexión que tanto anhelamos y que visiblemente se manifiesta de forma repentina,  pero que se irá desarrollando a medida que acumulemos experiencias en la Tierra (con la cual iremos desarrollando conexión) ya que esto va a ir debilitando y derrumbando las viejas estructuras, que en este caso nos impedían tener un acceso a nuestra visión interna.
En este sentido se puede considerar que es más lógico hablar de conexión con la verdad a hablar de premoniciones o precogniciones.
Aunque ya hemos explicado que no existe la temporalidad dentro de las conexiones con la verdad y por tanto el término premoniciones debe cogerse con cautela, debemos hablar de otro término que se usa habitualmente: las retrocogniciones, que consiste en tener acceso a fenómenos que han ocurrido en el pasado.

Habiendo expuesto lo anterior comprenderemos que muchos fenómenos que tengamos a través de visiones, no tendrán porque corresponderse obligatoriamente a sucesos que hayan ocurrido con anterioridad y en esta misma dimensión, sino que pueden haber ocurrido en realidades paralelas  aunque tengan muchas similitudes físicas con la nuestra, ya que existen muchas de estas realidades inmediatas a la nuestra, que son prácticamente idénticas a esta.

A partir de ahora y conociendo lo que hemos expuesto en este artículo, iremos haciéndonos más conscientes de cómo funcionan los mecanismos de visión interna, lo cual es un paso trascendental para lograr la total conexión consciente con la Verdad.