Preguntas y respuestas (Deja tu pregunta como comentario a esta entrada)


Respondo todas tus preguntas de índole filosófico o espiritual que puedas plantearme. No me comprometo a decirte siempre todo aquello que esperas escuchar o a tener siempre una respuesta para todo aquello que me plantees, pero desde mis posibilidades y mis conocimientos, sí espero ayudarte en la medida de lo posible, con todo lo que yo verbalmente te pueda aportar desde mis conocimientos y/o mi experiencia.

La pregunta que me hagas será el título de una nueva entrada y mi respuesta será el cuerpo de la misma.

Deja tu pregunta como comentario pulsando aquí o entrando dentro del artículo y escribiendo en el recuadro que aparece abajo.

Reencarnación ¿Volver a vivir en la Tierra?

Vamos a hablar de lo que es realmente la reencarnación, ya que habitualmente se le suele asociar un significado que no es del todo acertado. Haremos una introducción recordando que todos somos parte de Dios.
Momento de encarnación

Somos un solo ser y por tanto somos un solo espíritu que para poder impregnarse en la realidad del Todo que creó y poder crear la ilusión de individualidad creó lo que denominamos las almas. A partir de ahí estas almas fueron incluso dividiéndose en partes a medida que iban densificándose o habitando cuerpos mas densos.
Por otro lado debemos también hablar y recordar que en realidad el tiempo no existe y es otra ilusión como la separación. En realidad todo está ocurriendo en este preciso instante: pasado, presente y futuro y en muchas dimensiones a la vez. Es por eso que para llegar a comprender lo que somos realmente y lo que significa la reencarnación tenemos que comprender que somos seres que pertenecemos a todas las dimensiones a la vez.
Cuando hablamos de reencarnación en realidad lo que se esconde detrás de ese término es la multidimensionalidad, es decir, la coexistencia de nuestro ser en varias dimensiones temporales. Esto es, nuestro yo futuro, presente y pasado es simplemente un alma encarnada en varios espacio-tiempo a la vez.

Persona yendo hacia encarnar


Teniendo en cuenta esto entonces comprendemos que toda el proceso de evolución ya está completo y en realidad sólo estamos viendo una parte de esa creación que es parte de la consciencia de Dios que todo lo está creando y viviendo a la vez
La práctica puede que sí tengamos otra vida después de esta, nuestra parte de la consciencia que está viviendo la actual no en carne en esa experiencia y permanezca desde arriba simplemente observando o incluso dedicándose a otras tareas y sea otra parte de nosotros la que vaya meterse en el cuerpo físico.

¿Por qué se reencarna?

La razón de encarnar en sí, es  la  de hacernos experimentar unas circunstancias que nos permite evolucionar mucho y también rápido dentro de la densidad. El hecho de volver a encarnar no obedece a leyes escritas que nos castigan a volver hasta que nos purifiquemos sino que por el bien nuestro y de Dios se decide que volvamos a encarnar para completar las experiencias que son necesarias para nosotros y que por amor a nosotros mismos hemos decidido que queremos vivir.
En el otro lado, lo que llamamos plano paralelo al físico, realidad contigua a la nuestra o la cuarta dimensión, hay millones de almas que están deseosas de nacer en este planeta ya que les permite obtener unas condiciones para poder aprender que son únicas en la galaxia.
por ello tenemos que tomarnos como una bendición el hecho de nacer otra vez. Si realmente estamos preparados y hemos completado  nuestro proceso de aprendizaje en la tierra, nuestra ausencia de deseos al plano físico simplemente nos hagan iluminarnos y no volver a encarna por tanto decimos que es una decisión nuestra

A medida que vamos en teniendo más vidas, vamos adquiriendo una sabiduría que nos permite ser más conscientes de la realidad y vivir en una completa plenitud que nos permita ver el amor de nosotros mismos, que es el que ha creado toda la realidad y que nos permite tener la felicidad de poder estar vivos y presentes en este momento.

¿Qué es un horóscopo y cómo se hace?

Carta natal


Todos los detalles referentes a la confección de un horóscopo que se describen en este capítulo no son otros que los esenciales para explicar en términos generales lo que se quiere decir con la palabra “horóscopo” y el mé­todo que se sigue para el cálculo.

Un “horóscopo” es un diagrama o un mapa de los cielos para cualquier momento dado, en el sentido en que lo esta­mos utilizando, el momento del nacimiento.
Este mapa de los cielos en el momento del nacimiento, o la “natividad”, constituye un mapa, por así decirlo, del viaje de la vida de la persona nacida en ese momento, y, si se interpreta adecuada­mente, es tan indispensable para el viajero en esta tierra como las cartas de navegación lo son para el hombre de mar que de- sea hacer un viaje tranquilo y seguro. Nadie puede hacer el mejor uso posible de sus oportunidades en este mundo, mate­riales o espirituales, sin haber estudiado profunda y condenadamente su natividad.

Esto no es una simple hipérbole de un entusiasta, sino un hecho real. Porque el carácter es el destino, y de ninguna otra huma puede un hombre obtener esa visión clara e imparcial sobre su propio carácter requerida para el mejor desarrollo «leí mismo, que por un estudio de estas posiciones de los cuer­pos celestiales que le han conferido las cualidades de disposición y temperamento con las que él se encuentra dotado.
El horóscopo o mapa de los cielos se erige de la forma si­guiente: Suponed que en el momento del nacimiento un ob­servador se encuentra de pie mirando hacia el sur, muy recto, con los brazos extendidos: y trazad una línea imaginaria en ambas direcciones, primero a través de su cuerpo, y la siguien­te a través de sus brazos, de modo que cada línea corte a la esfera celeste en dos puntos. Estos entonces constituyen los puntos cardinales o “ángulos” del horóscopo, como son de­nominados; conocidos respectivamente como Zenit, Nadir, As­cendente y Descendente: si los signos del zodíaco fueran visi­bles, el Signo Ascendente se vería a la izquierda asomándose por encima del horizonte.
La esfera quedaría entonces dividida en cuatro cuadran­tes, y la forma más fácil de representar esto en el papel es tra­zar un círculo con diámetros verticales y horizontales.
    Imaginad, por ejemplo un hombre de pie encima de la Iglesia de San Pablo mirando por encima del Támesis en di­rección a Elephant and Castle. El “Ascendente” se hallaría a su izquierda en dirección al Bank, y el descendente en la di­rección opuesta, Eeet Street way; mientras que el zenit o M. C. (médium coeli) estaría justo sobre su cabeza y el Nadir (I. C., inum coeli) estaría justamente debajo de sus pies.
Este es el armazón o esqueleto del horóscopo, los cuatro brazos o radios dividiendo el círculo en cuatro cuadrantes. Cada cuadrante es dividido de nuevo en tres “casas”, consis­tiendo cada una de ellas en 30° del círculo (algo así como los gajos de una naranja), siendo doce en total. Son numerados en orden rotativo, comenzando con el Ascendente (a la iz­quierda, el punto este si se mira hacia el sur), y continuando por debajo de la Tierra (por ejemplo, en dirección contraria a las agujas del reloj) hasta que se llega al Descendente y luego a través de los cielos visibles hasta que se llega una vez más al Ascendente.

(Una forma útil para recordar las divisiones de un horós­copo es imaginar la esfera de un reloj; comenzar a las 9 en punto y contar hacia atrás).
Horóscopo


Estas doce “casas” como son denominadas y cuya impor­tancia es muy grande, tienen afinidad con los doce signos del Zodíaco; de este modo la primera casa se encuentra en afini­dad con Aries y gobierna la cabeza, la segunda con Tauro ri­giendo la garganta; y así sucesivamente.

Es claro que al dividir así los cielos en doce sectores iguales, dado que el cinturón del Zodíaco atraviesa el cielo del Este al Oeste, tendremos algún grado particular en el vértice o “cúspide” de cada casa. Cuando éstos han sido insertados, se añaden a continuación las posiciones de los planetas, según las “casas” y también según los “signos” que ocupan y el ho­róscopo está completado.
Este es, en breve, el método de confeccionar un horósco­po. En la antigüedad los lugares de los planetas, los vértices de las casas, etcétera, eran sin duda determinados por la ob­servación directa; pero ahora no es necesaria dicha labor por­que la Efemérida Astronómica nos proporciona los lugares del zodíaco de los planetas para el mediodía de cada día, así que es simplemente una cuestión de simple proporción hacer la averiguación para cualquier momento dado.
Del mismo modo también hay “Tablas de Casas”  publicadas para casi todos los luga­res del mundo, de manera que los cálculos que se requieren para erigir el mapa se reducen al mínimo.

La trinidad maternal: Cáncer, Leo y Virgo

Símbolos de Cáncer, Leo y Virgo


El siguiente signo, Cáncer, es completamente distinto de los tres primeros, iniciando una especie de ciclo nuevo: la trinidad maternal inaugura una fase de experiencia completamente nueva.
Cáncer es un signo cardinal, un signo dirigente, un signo “capital”, que ocupa una posición similar a la de Aries,
pero en el curso de la evolución nos aparece aquí otra cualidad: la facultad del cangrejo de aferrarse a toda costa. Por lo tanto, encontramos en este signo: como virtud, tenacidad de propósito; como vicio, indolencia y amor ala vida fácil.

La debilidad de Cáncer es su extraordinaria sensibilidad, y los nacidos bajo su influencia tienen una percepción muy aguda en el aspecto emotivo de la vida: son extraordinariamente sensibles. No obstante, también poseen las cualidades de
go y perseverancia (como el cangrejo, que pierde sus pinzas pero no suelta su presa). Por lo tanto, prefieren presenciar la destrucción de sus esperanzas que renunciar a sus propósitos: aman la posición social y la influencia, y se agarran en silencio y con firmeza, hasta que logran sus fines. El dharma de este signo es el PODER.

LEO. Confío en que ustedes tendrán en cuenta siempre las polaridades alternantes de los signos. Cáncer, al que acabamos de referirnos, es negativo y receptivo -rige el estómago-, mientras que el quinto signo, Leo, es positivo y enérgico rige el corazón.

En cierto modo estos dos signos son los más importantes del Zodiaco, ya que son los vehículos elegidos para la expresión de las Luminarias: el Sol es el regente de Leo y la Luna, la regente de Cáncer, correspondiendo a la dualidad y a la Personalidad, respectivamente.
Apreciamos aquí que Cáncer es un signo móvil, receptivo, acuoso, inconstante y variable como la Luna misma, siempre anda persiguiendo sensaciones y experiencias nuevas; en cambio, el noble Leo, como el Sol, es fijo, positivo, fogoso y de inagotable energía, y es dador de vida para el débil Cáncer, confiriéndole las mismas corrientes vitales que mantienen su movilidad, del mismo modo como es que el movimiento del mar deriva principalmente del sol, o como el corazón es la fuente del poder digestivo y asimilativo del estómago (el cual, sin embargo, alimenta al corazón). Del mismo modo, la inmortal Individualidad es la fuerza creadora y directora de la efímera Personalidad, aunque las experiencias de esta última, sin embargo, tienen un valor permanente para la primera.
En este sentido puede decirse que estos dos signos, Cáncer y Leo, son los más importantes de los doce. Leo representa a todo lo relacionado con el corazón y con la naturaleza amorosa; en su expresión más baja encontramos pasión y
brutalidad, pero su manifestación final es el amor perfecto. El dharma de este signo es ARMONÍA.

El signo siguiente, VIRGO, es negativo, y como vicio representa un gran egoísmo, mientras que como virtud representa conocimiento y pureza. Es posible que las más egoístas de todas las personas nazcan bajo la influencia de Virgo, y son muy exigentes y criticadoras. Esto se debe a que el propósito de su evolución consiste en adquirir el poder de distinguir el bien y el mal, y la actitud natural que se genera en un principio es ver únicamente los errores de los demás. Sin embargo, a través de este signo se adquieren las virtudes de la
modestia, la pureza y la laboriosidad. Su Dharma es DISCRIMINACIÓN.

¿Qué es un horóscopo?

Maltrato en vidas pasadas por clarividencia y la memoria celular

Trisquel

En este artículo voy a hablar en primera persona de un tema que me ha tocado vivir y que hoy en día trato de sanar completamente: el maltrato por haber tenido despierta la visión espiritual. Por ello, es el artículo más importante de esta web.


Falsa religión y violencia

Desde los tiempos más inmemoriales de existencia en el planeta Tierra, se ha juzgado y maltratado a los seres que han tenido ideas y sentimientos muy diferentes al resto y que han atentado contra lo más profundo de las creencias radicales de los individuos.
Siempre que se ha creado una organización alrededor de un ideal divino, se ha ido subjetivando y orientando esa creencia egoístamente hacia el interés de los pocos que la han controlado, creándose a raíz de ello extremismos ideológicos, violencia injustificada y una pérdida de la esencia de lo divino.

Y esto, en diferentes formas, es lo que ha ocurrido en la mayor parte de las diversas religiones del mundo, entre las que observaremos las que a continuación expongo:

Si dirigimos nuestra mirada a la India y la religión hindú, nos encontramos que algunas personas religiosas y enfocadas en el espíritu, se han otorgado a sí mismos su actual posición social y hegemonía con la creación de las castas, siendo la suya la posición más alta, aprovechándose del gran poder de la religión en este país.
En el Islamismo, tergiversando las enseñanzas del profeta Mahoma, se le ha presupuesto mayor dignidad e importancia al hombre que a la mujer, predominando en este caso la ley del "más fuerte".
Si hablamos del Cristianismo, no podemos olvidar en especial la época de la Inquisición y es en este aspecto en el que voy a incidir porque es el que nos toca personalmente a mi familia y a mí.
Remontándonos a la época en la que el gran maestro Jesús dejó el plano físico corporalmente, sus enseñanzas formaban parte de la mente de muchas personas que habían estado en contacto con Él, pero éstas se transmitían de unos a otros más bien a través de grupos reducidos y por el boca a boca principalmente.
No fue hasta décadas más tarde cuando se empezó a plasmar a través de escritos en gran medida la vida y enseñanzas de Jesús, habiendo sido distorsionada la información con el paso de los años, perdiendo su fidelidad a la Verdad, con frecuentes intereses, a veces inconscientes, fruto del egoísmo de algunos.
A partir de esta información distorsionada en parte, se creó con el tiempo la Biblia y las organizaciones autodenominadas cristianas.
Una de ellas, la principal, que es la católica , desde el principio modificó a su antojo las pautas de lo que según ellos son las palabras originales de Jesús, ocultando los conocimientos más profundos de su enseñanza y suprimiendo o haciendo más inteligibles otros aspectos de su doctrina como la reencarnación o el hecho de la existencia de Dios y todo su amor y potencialidades íntegramente dentro de cada uno de nosotros. Al no reconocer esto han tratado de ponernos a sus pies, creando el falso concepto de pecado y haciéndonos creer que debíamos seguir sus preceptos para salvarnos.
Y en ese intento de monopolizar la idea de Dios y de la Verdad, han ido en contra de todo aquel que ha manifestado una idea mínimamente contraria a sus propios principios.
Desde la primitiva organización católica que llega hasta nuestros días y debido en gran parte a la creación de jerarquías dentro de su núcleo, este grupo cristiano empezó a hacer un abuso de su poder y a censurar y hacer desaparecer toda la información y personas con ideales peligrosos para su supervivencia, al dejar éstos en evidencia a algunos de los falsos postulados "cristianos", yendo más allá de ellos en cuanto a la profundidad comprensión espiritual se refiere.
Entre dichos hombres, con pensamientos distintos a lo medianamente común, los que desde el principio fueron blanco más fácil para el autoritarismo religioso radical, fueron aquellos con capacidades extrasensoriales fuera de lo normal, que podían tener acceso directo a la información real de la existencia, la única Verdad. Y fue lo que yo viví.