¿Qué pasa al dormir?

Soñando

¿Qué sucede cuando nos disponemos a dormir? ¿Qué hay detrás de todas esas experiencias que al despertar nos parecen ilógicas, carentes de todo sentido? ¿Cómo podemos interpretar estas experiencias?
La respuesta o parte de ella se encuentra en este artículo. Cuando dormimos, en realidad lo que sucede es que nuestra consciencia se va del cuerpo físico y vuelve al plano astral. Este plano astral se corresponde con la cuarta dimensión, en la cual no hay espacio-tiempo.

Todos nosotros durante la noche salimos con nuestro cuerpo astral y esto es lo que provoca nuestras experiencias oníricas. Por tanto hay que entender cómo funciona el plano astral. Cuando salimos del cuerpo físico durante la noche, se proyecta sobre el cuerpo astral todo lo que hay en nuestra mente: nuestros deseos, anhelos, experiencias vividas, el reflejo de cómo entendemos la realidad. El plano astral o cuarta dimensión lo que hace justamente es manifestar todo lo que proyectamos mentalmente, es decir, en este plano no vemos las cosas tal y como son objetivamente ya que tenemos muchas ideas preconcebidas. Por tanto lo que vemos, es lo que nosotros mismos manifestamos: una realidad subjetiva.
Para entender por tanto un sueño tendremos que atender a las capas profundas en nuestro subconsciente, porque en ellas encontraremos la respuesta a lo que hemos creado en forma de sueños: un miedo o un deseo pueden ser la causa probable de dicho sueño.
Es verdad que existen ligeras influencias externas en un sueño a lo que es sólo nuestra propia mente y por tanto podemos decir que si hay informaciones externas a nosotros dentro de un sueño. En los casos de personas que tienen bastante purificada su mente, estas experiencias ocurrían más frecuentemente, ya que su forma de ver el mundo objetivamente le facilitará que a él entren aspectos de la realidad que no haya subjetivado anteriormente.

El conocimiento de uno mismo es objetivo en la evolución de todos los seres y a través de los sueños tenemos una herramienta fundamental para entender cuáles son los estructuras que componen nuestra mente y de esta forma poder deshacer las que no tengan coherencia.
Los sueños son como llaves que abren estas puertas hacia la comprensión de uno mismo. Por ello nadie mejor que uno puede descifrar el significado de los sueños, viendo qué nos hacen sentir, con qué pensamientos se relacionan y en definitiva, iremos como si dijéramos "tirando del hilo" y así iremos dándonos cuenta de quiénes somos y todos los condicionamientos que hay en nosotros o más bien qué había, porque en ese momento lo habremos dejado atrás.

A medida que vayamos conociendo los mecanismos de nuestra mente y por tanto profundizado en nuestros sueños, se irán abriendo nuevas puertas de información a través de las cuales podremos recibir conocimientos de planos superiores de consciencia. Es por tanto una herramienta muy poderosa a la hora de comunicarnos con nuestros guías, ángeles, con nuestro yo superior y en definitiva con Dios, ya que en este plano, al igual que en el resto, la información entra por las partes de nuestro ser en las que nuestra energía no está bloqueada y con ello queremos decir pensamientos o estructuras que no se corresponden con la realidad y que se interponen a ella.
Si seguimos indigando en la naturaleza de los sueños, a su vez, todo este proceso nos estará haciendo comprender la realidad en la que estamos inmersos (como es arriba es abajo) y acercando un poco más a nuestro estado real de autoconsciencia plena.
http://www.vemosmasalla.com/2011/11/el-sol_5140.html