Relajación profunda

Lago

En el siguiente artículo voy a hablar de una de las cosas que considero más importantes en la evolución en la Tierra ya que siempre estamos intentando alcanzar objetivos y realmente el "objetivo" o la actitud más elevada es precisamente la ausencia de objetivos.

En esa dirección voy a describir una técnica práctica de relajación trascendental que nos conecta con nuestro mundo interior, yendo más allá de la búsqueda externa a través de la mente y los sentidos carente de coherencia

Vamos a tumbarnos en una cama boca arriba con los brazos y piernas separados del resto de miembros corporales.
A partir de este momento y durante toda la relajación permaneceremos sin realizar un movimiento.
Vamos a ir poniendo la atención en todas las partes de nuestro cuerpo, desde los pies en primer lugar hasta la cabeza finalmente. Para ello vamos a visualizar los pies e imaginamos que van adquiriendo de esa manera una gran densidad por lo que se van hundiendo en la cama hasta que finalmente dejamos de sentirlos. Vamos a asegurarnos que pasamos por todas y cada una de las partes del cuerpo para que alcancemos un estado de relajación profundo.
Continuamos ascendiendo por los tobillos, rodillas, muslos, ingles y caderas. Ahora vamos a subir por el abdomen, cintura, costillas, torso y espalda. Y finalmente subimos por los brazos, manos, hombros, subimos por el cuello prestándole muchísimas atención para que se duerma y alcanzamos la cabeza, centrándonos también en cada una de sus partes: ojos, mandíbula, garganta, pómulos, nariz, hasta llegar a la coronilla, en la que habremos completado el proceso de relajación de todo nuestro cuerpo.

Todo está bien, solo vamos a disfrutar de ese maravilloso estado unos 20 minutos, sin excedernos.
Vamos a notar algo nuevo, ya que hemos trascendido la mente.
Ahí van a surgir innumerables fenómenos extraordinarios.

Es realmente influyente hacer este método todos los días a mitad de la jornada ya que deshace todas las inercia obsoletas y despierta nuestras capacidades extrasensoriales. Es mucho más fácil que meditar en muchas ocasiones y también más beneficioso porque alcanzamos el mismo estado que en una meditación muy profunda, aunque la meditación a la larga es una herramienta poderosa ya que nos permite alcanzar estados profundos sin dormirnos.

Nuestra mente va muy rápido habitualmente. Esta es la manera más práctica por su sencillez para poder equilibrar nuestra mente y cuerpo y disfrutar de una vida equilibrada y saludable tan solo haciendo el ejercicio que he expuesto una vez al día.