Cuidado con la leche..... no es tan buena como piensas

Vaso de leche


Hoy vamos a hablar de algo que creemos sumamente importante para una correcta nutrición: la ingesta de leche de vaca.

Existe una gigantesca industria láctea que habitualmente nos dice lo bueno que es tomar leche por sus múltiples beneficios y en todas sus variaciones: yogures y queso principalmente.
La mayoría de las personas toman lácteos diariamente creyendo que están recibiendo un gran aporte de calcio para sus huesos e importantes nutrientes.

Vamos a hablar de lo que realmente nos aporta la leche.


El ser humano, desde que nace, requiere una gran cantidad de vitaminas y nutrientes para poder crecer rápidamente y por eso la naturaleza ha dotado a las mujeres de la leche materna, con la cual estamos ofreciendo al bebé todo lo que necesita para crecer.

Sin embargo, la leche de vaca tiene una composición diferente a la leche humana. Para empezar tiene un PH diferente al del ser humano, por lo que al ingerir la leche de vaca, nuestro cuerpo necesita equipararse a ese PH que recibe, por lo que hay una liberación de ácido para asimilar la base que recibe. Esto genera una descalcificación de los huesos, que no compensa la poca cantidad de calcio de la leche que es capaz de asimilar nuestro organismo.

Por otra parte la leche comercial está compuesta de media aproximadamente por un 60% de leche de vaca y el resto son componentes de relleno que les permiten abaratar los costes a costa de la calidad del producto y de unos ingredientes poco o nada saludables para las personas. Incluso un componente natural de la leche como es la grasa, es desechada por el organismo, creándole un esfuerzo en este proceso que contribuye a la obesidad.

Cada cual puede investigar y comprender si es buena o no la ingesta de productos derivados de la leche de vaca, pero es importante desmitificar las propiedades de la leche de vaca.

Existen alternativas al consumo de esta leche como es la de soja, rica en proteínas y calcio entre otros beneficios, que hacen de este alimento una alternativa a tener muy en cuenta por aquellos que quieran dejar de tomar lácteos.