Sanación por arquetipos

Geometría sagrada


Existe una forma de sanación que es desconocida para mucha gente pero en realidad constituye un método científico basado en una gran sabiduría acerca de la formación del Universo.

Toda la realidad está formada en base a la geometría, la cual dirige a la energía para que ésta forme las diferentes partes que componen el Universo en base a un orden y unas directrices que quedan determinadas por las formas geométricas.

Algunas de las formas geométricas más simples son el triángulo, cuadrado, el pentágono... que se representan en un plano.
Luego encontramos figuras geométricas que se representan en el espacio e incluso algunas que no conocemos y que corresponden a dimensiones superiores.
Todas estas formas determinan el sentido y las peculiaridades de aquello que se encuentre en su interior.

Y de la misma manera está hecho un humano. En base a una serie de formas geométricas que determinan la cohesión y la salud de la persona.
Como sabemos nosotros podemos proyectar aquello que deseemos solo con manifestarnos a través de nuestro pensamiento. Con lo cual si deseamos sanar a un individuo lo único que tenemos que hacer es proyectar una figura geométrica concreta sobre esa persona.
Si por ejemplo queremos que esa persona se equilibre mentalmente podemos crear un triángulo, siempre y cuando su ser lo permita.

Mucha gente conoce arquetipos más avanzados y concretos para armonizar diferentes aspectos del ser humano que nos llevan a una sanación holística, que para ser afectiva, estará acompañada de una profunda comprensión de nuestra personalidad y cómo se relaciona eso con cada forma geométrica que nos compone.

Una vez expuesto todo esto, cabe señalar que la sanación por arquetipos constituye una potente herramienta que nos ayuda a conocernos y a entender cómo se manifiesta Dios y conectarnos con nuestra verdad interna.