India: verdad




Shiva

La India es una tierra con unas características peculiares en cuanto a lo que se refiere a la espiritualidad.
En la mayor parte de la Tierra, la espiritualidad sectarizado y se han creado religiones en las que se ha suprimido la información no conveniente para las cabezas de los grupos religiosos, que se han afanado en lograr el mayor poder posible, deteriorándose y perdiéndose gran parte del mensaje espiritual que en origen poseían sus religiones.


La religión cristiana o la musulmana son dos grandes ejemplos de religiones que han perdido su esencía.
Se han convertido en doctrinas repetitivas y superficiales que solo nos hacen tocar la superficie de lo que verdaderamente es la espiritualidad.

Sin embargo, en la India todo ha sido diferente.
El hinduismo es una de las religiones más antiguas de la Tierra que aún hoy en día se siguen practicando.
La peculiaridad del hinduismo es que es una religión que se ha institucionalizado muy poco o, en los casos en los que lo ha hecho, ha sido de manera muy fragmentada.
En esta religión encontramos  muchos de los misterios más antiguos de la humanidad, información que no ha sido suprimida.

Además nos desvela la mayoría de interrogantes espirituales que han suscitado al hombre desde el comienzo de su existencia, proponiéndonos una experimentación de la espiritualidad desde un sentido metafísico, directo y práctico.
De hecho, muchísimos de los conceptos que actualmente se manejan en el esoterismo, provienen de la ancestral tradición hinduista: chakras, kundalini, yoga, dharma, prana y un largo etcétera.

Por todo ello, podemos considerar el hinduísmo como una fuente inconmensurable de riqueza espiritual que nos permite profundizar de manera concreta en el aprendizaje sobre los aspectos espirituales del ser humano.