Vidas pasadas

Encarnaciones en espiral

Cuando hablamos de vidas pasadas, nos solemos referir a encarnaciones físicas de nuestra alma, con anterioridad en el tiempo a la actual.
Muchos han sido los testimonios de personas que recuerdan sus vidas pasadas y aportan pruebas sobre ello, no dejando lugar a dudas sobre su existencia para los más escépticos.


Sin embargo, el tema de las vidas pasadas es más profundo de comprender de lo que la mayoría de personas piensan que es.
Cuando la gente concibe la cuestión de las vidas pasadas, lo hace entendiendo el tiempo como un fenómeno estrictamente lineal. Es ahí donde radica el fallo fundamental a la hora de comprender estas vidas pasadas.
El tiempo, como hemos comentado en artículos anteriores, no es lineal y solo tiene la apariencia de serlo en la tercera dimensión.
A partir de la cuarta dimensión (plano astral), comprendemos que todo el tiempo pasado-presente-futuro coexiste en el ahora.
Por tanto, hemos de concebir el tema de las vidas pasadas, como vidas paralelas, ya que son vidas que se están desarrollando en el momento actual, en dimensiones paralelas.

Tenemos que ser, por tanto, conscientes de que somos seres multidimensionales. Somos seres que existimos a la vez en diferentes tiempos y dimensiones. Y eso es en lo que respecta a nuestra alma.
Es la misma ilusión que existe al creernos separados a nosotros mismos (inividualidad álmica) del resto de seres. De la misma forma, separamos esta vida del resto.

Somos el mismo ser, único, que para su evolución, creó la ilusión de la separación a través de las almas, de la forma, del tiempo y de las vidas.