Guías espirituales

Chica meditando con su guía

Espiritualmente, cuando hablamos de guías, nos referimos a los seres que nos dirigen en nuestra evolución y que son nuestros maestros.
Cada uno de nosotros, desde el momento en que nacemos, estamos acompañados de unas entidades no físicas, que se encargan de enseñarnos cómo tenemos que actuar en determinadas situaciones para experimentar las circunstancias que previamente hemos planificado con ellos, antes de nacer.

Depende del nivel evolutivo del alma que va a nacer, ese ser va a tener unos guías u otros.
La mayoría de personas comunes que han estado naciendo hasta hace unos años, tienen como guías principalmente a familiares fallecidos. Usualmente solo tienen un guía principal.

Los denominados índigos, o seres más evolucionados, reconocidos por el color de su aura y que en estos tiempos representan la mayoría de los nacimientos, suelen tener desde el momento de su nacimiento un número mayor de guías, cinco normalmente, que se sitúan etéricamente a la derecha, izquierda, parte superior e interior de la persona (dos), simbolizando cada posición la relación y función de los guías con respecto a esa personas.

Estos guías , como hemos comentado pueden ser familiares fallecidos o, en el caso de los seres con una misión espiritual más elevada, maestros terrestres que han completado un ciclo de experiencias en la Tierra y pueden prestar ayuda a personas en situaciones similares o incluso maestros ascendidos que ya se han iluminado; o bien pueden ser maestros de origen extraterrestre que se encargan de proporcionar a la persona guiada un conocimiento y experiencias que no son usuales en nuestro planeta y han sido desarrollados en otros.
Hay otros maestros que, sin formar parte de los guías de nacimiento de una persona, son guías que también trabajan con muchos de nosotros y algunos de ellos son comunes a un conjunto de seres, como puede ser el maestro Jesús, que trabaja actualmente con toda la humanidad.

Es importante que todos seamos conscientes de los guías que nos acompañan durante esta encarnación, puesto que de esta forma podrán comunicarse con nosotros de forma mucho más directa y haremos nuestro proceso evolutivo un camino más práctico.

Grandes maestros


Vamos a hablar del maestro más conocido actualmente en la Tierra:

El maestro Jesús
Jesús sanando la Tierra

La mayoría de personas ven a Jesús a través de las páginas de la Biblia: un ser maravilloso que vino a la Tierra hace aproximadamente 2000 años y que ayudó a los seres humanos en su camino espiritual.

Actualmente el maestro Jesús sigue trabajando directamente con todos los seres humanos en el proceso de evolución individal y conjunto de ascensión.
Conocido en las corrientes esotéricas como Sananda, es uno de los guías más importantes que nos dirigen en estos momentos de elevación de la Tierra hacia la total apertura de consciencia.

El maestro Jesús nos ayuda en nuestros procesos de sanación del corazón, ya que a través de la liberación del corazón, podemos trascender.
Es el corazón a su vez nuestro guía, a través del cual manifestamos el amor, que es la razón de todo lo creado en el Universo.

Él ahora mismo y siempre nos muestra su infinito amor hacia nosotros, la humanidad y nos dice que nunca estaremos solos, ya que Él estará siempre acompañándonos y ayudándonos en nuestros procesos de sanación y que no debemos tener miedo.

Seamos conscientes de su presencia y su ayuda, permitiéndole completamente entrar en nuestros corazones, para que a su vez nos haga conscientes del Universo, de la vida, el amor y la evolución y logremos definitivamente lo que es nuestro: la trascendencia.

Corazón luminoso