¿Cómo ver el aura?

Fotos del Aura

Imágenes tomadas con una cámara Kirlian

Muchos estudios son los que han demostrado la existencia de una "prolongación energética" de nuestro cuerpo físico, que puede variar en colores, formas y tamaños, a la que llamamos aura.
La cámara Kirlian es un instrumento perfecto que nos permite demostrar la existencia de dicho campo energético, como se puede ver en la imagen mostrada en la parte superior. Sin embargo sólo capta un espectro limitado de frecuencias de nuestra aura.


El aura es un espejo de lo que manifiesta nuestro cuerpo y nuestra mente, por lo que debe ser una parte fundamental de conocimiento para el desarrollo de la persona. A través del aura, que es un campo de energía que emanamos, descubrimos nuestro verdadero estado interior. Podemos ,tanto aquellas cuestiones más materiales, como aquellas cuestiones más espirituales, porque el aura está dividida en siete estratos o capas relacionadas directamente con los siete chakras.

Cada uno de esos estratos puede tener uno de los doce colores del aura (Amarillo, Azul, Blanco, Bronce, Dorado, Indigo, Naranja, Plateado, Rojo, Rosa, Verde y Violeta).

Aquel color que se repita más, será nuestro color básico. Nuestro color básico es permanente en nuestra vida y sólo muta en circunstancias muy específicas. El color básico nos habla de nuestras cualidades más positivas y nuestras cualidades más negativas y deberíamos tenerlo presente por lo tanto en nuestras relaciones con los demás, a la hora de buscar un puesto de trabajo, etc…

En algunas ocasiones, nuestra aura puede estar irradiando otros colores, al margen del básico. Estos colores secundarios nos dan una pista sobre nuestro estado interior momentáneo, o una etapa determinada de nuestra vida. Así podemos saber por ejemplo, cómo estamos reaccionando a algún acontecimiento, qué es lo que más nos inquieta, etc…

Por todo ello, es importante que tengamos en cuenta la percecpión del aura, como una herramienta muy útil para poder conocernos a nosotros mismos.


¿Cómo ver el aura? Guía práctica

Vamos a exponer de forma muy breve y sencilla, un ejercicio básico para empezar a ver el aura.

Situaremos nuestra mano sobre un fondo blanco o un fondo completamente negro (iremos cambiando el color de fondo viendo con cuál de ellos nos resulta más facil la percepción del aura). En esta posición, vamos a poner nuestra visión sobre el centro de la mano y permaneceremos con la visión fija en ese lugar durante todo el ejercicio.
Estarames el tiempo que haga falta, ya que al ser la primera vez, tenemos que acostumbrarnos.
Con la visión fija en el centro de la mano, empezaremos a ver con la visión periférica cómo comienza a aparecer en la parte inmediatamente exterior a nuestra mano, una capa muy fina que la envuelve, de un color determinado.

 Aura de una mano

Si nos cuesta ver esto, procederemos a ver el aura con la intuición. ¿Qué nos dice la intuición que hay alrededor de la mano? Se trata de que la visión física y la intuición se mezclen como un solo punto de vista. Hemos comenzado a ver el aura.

Seguiremos haciendo esta práctica día a día para desarrollar esta facultad y más adelante podremos probar a mirar directamente a cualquier objeto o persona y veremos con facilidad el aura que les rodea.